Se encuentra usted aquí

BOE-A-2010-10154-Decreto Ministerio Sanidad

Enviado por paco en Dom, 02/10/2013 - 21:34

BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO
Núm. 155    
Sábado 26 de junio de 2010    
Sec. I. Pág. 56259
I.  DISPOSICIONES GENERALES
MINISTERIO DE SANIDAD Y POLÍTICA SOCIAL
Real Decreto 831/2010, de 25 de junio, de garantía de la calidad asistencial de
la prestación a la interrupción voluntaria del embarazo.
La Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la
interrupción voluntaria del embarazo, prevé expresamente en distintos puntos de su
articulado la necesidad de un desarrollo reglamentario de sus disposiciones.
En este sentido, este real decreto viene a regular cuestiones específicas, en
cumplimiento de los correspondientes mandatos legales, estableciendo un desarrollo
parcial de la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, que se entiende sin perjuicio de los
ulteriores desarrollos de la misma que se produzcan al amparo de la habilitación genérica
contenida en su disposición final cuarta.
La opción por un desarrollo reglamentario de estos aspectos, en consonancia con la
reiterada jurisprudencia del Tribunal Constitucional relativa a la noción formal de bases
que permite, excepcionalmente, el establecimiento de bases mediante norma reglamentaria,
busca garantizar una aplicación efectiva y uniforme de la norma en todo el territorio del
Estado.
Este real decreto es complemento indispensable para asegurar el mínimo común
denominador establecido en la Ley Orgánica, y para garantizar la consecución de su
finalidad objetiva, al desarrollar los requisitos que garantizan el acceso, en condiciones de
igualdad en todo el territorio nacional, a la prestación de la interrupción voluntaria del
embarazo.
Uno de los principios generales sobre los que se asienta la política de salud en el
Sistema Nacional de Salud, tal y como se recoge en la Ley 14/1986, de 25 de abril, General
de Sanidad, es el relativo a la superación de los desequilibrios territoriales y sociales, junto
a los de coordinación de actuaciones, eficacia, celeridad y flexibilidad en la organización y
funcionamiento de los servicios sanitarios, administrativos, económicos y cualesquiera
otros que sean precisos para el funcionamiento del Sistema Nacional de Salud.
Por su parte, la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema
Nacional de Salud, viene a reforzar el funcionamiento cohesionado del mismo, estableciendo
acciones de coordinación y cooperación para asegurar a los ciudadanos el derecho a la
protección de la salud, con el objetivo de garantizar la equidad, la calidad y la participación
en el Sistema Nacional de Salud. Equidad, en la línea de desarrollo del principio
constitucional de igualdad que garantice el acceso a las prestaciones; calidad, que oriente
los esfuerzos del sistema hacia la anticipación de los problemas de salud o hacia soluciones
eficaces cuando éstos aparecen; y participación ciudadana, tanto en el respeto a la
autonomía de sus decisiones individuales como en la consideración de sus expectativas
como colectivo de usuarios del sistema sanitario.
Ahora, con este real decreto se persigue asegurar la igualdad y calidad asistencial de
la prestación de la interrupción voluntaria del embarazo, de manera que se garantice a
todas las mujeres por igual el acceso a la prestación con independencia del lugar donde
residan, de acuerdo con lo previsto en el artículo 19 de la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de
marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo.
La regulación contenida en este real decreto se dicta al amparo de lo dispuesto en el
artículo 149.1.16.a de la Constitución Española.
En su virtud, a propuesta de la Ministra de Sanidad y Política Social, con la aprobación
previa de la Vicepresidenta Primera del Gobierno y Ministra de la Presidencia, de acuerdo
con el Consejo de Estado y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del
día 25 de junio de 2010,

DISPONGO:
Artículo 1.  Objeto.
Este real decreto tiene por objeto establecer un marco básico que asegure la igualdad
y calidad asistencial de la prestación sanitaria de la interrupción voluntaria del embarazo y
garantice a todas las mujeres por igual el acceso a la prestación, con independencia del
lugar donde residan.
Artículo 2.  Competencias de gestión y organización de los servicios.
Los servicios públicos de salud en el ámbito de las competencias que les son propias,
organizarán sus servicios de tal manera que se garantice la prestación sanitaria de la
interrupción voluntaria del embarazo en aquellos supuestos y con los requisitos necesarios
que prevé la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo.
En todo caso, los servicios públicos de salud velarán por la disponibilidad de los
recursos necesarios, incluyendo las técnicas diagnósticas urgentes para posibilitar la
práctica de la interrupción voluntaria del embarazo en los supuestos y condiciones
legalmente establecidos.
Artículo 3.  Garantías básicas de la prestación de interrupción voluntaria del embarazo
por el Sistema Nacional de Salud.
1.  La prestación sanitaria de la interrupción voluntaria del embarazo incluida en la
cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud, se realizará en centros de la
red sanitaria pública o vinculados a la misma bajo alguna de las formas previstas en la
legislación sanitaria, cualquiera que sea el régimen jurídico mediante el cual se articule
esta vinculación.
2.  Si, excepcionalmente, el servicio público de salud donde la mujer embarazada
haya solicitado la asistencia no pudiera facilitar en tiempo la prestación, el citado servicio
público de salud le reconocerá a la solicitante el derecho a acudir a cualquier centro
acreditado en el territorio nacional, con el compromiso escrito de asumir directamente el
abono de la prestación. El reconocimiento del citado derecho y el compromiso de asumir
el abono de la prestación se considerarán realizados tácitamente, si trascurrido un plazo
de diez días naturales desde la solicitud de la prestación, la mujer solicitante no ha recibido
del correspondiente servicio público de salud indicación del centro sanitario donde se
realizará la prestación.
3.  Cuando el servicio público de salud opte por facilitar la prestación de la interrupción
voluntaria del embarazo con medios ajenos, estos centros deberán estar acreditados para
la práctica de la interrupción voluntaria del embarazo.
1.  Los centros o establecimientos públicos que cumplan con lo establecido por la Ley
Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, y con los requisitos mínimos comunes contemplados en
el anexo de este real decreto, quedarán acreditados automáticamente para la práctica de
la interrupción voluntaria del embarazo.
2.  De conformidad con las competencias que corresponden a las comunidades
autónomas, la autoridad sanitaria responsable acreditará cada uno de los centros o
establecimientos sanitarios privados que, cumpliendo con lo establecido en la Ley
Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, y con los requisitos mínimos comunes contemplados
en el anexo de este real decreto, lo soliciten.
3.  Las autoridades sanitarias publicarán y mantendrán actualizadas las relaciones de
los centros acreditados para la práctica de la interrupción voluntaria del embarazo.
Artículo 4.  Acreditación de los centros sanitarios para la práctica de la interrupción
voluntaria del embarazo.

Artículo 5.  Inspección y control de los centros sanitarios acreditados.
1.  Todos los centros acreditados se someterán a la inspección y control de las
administraciones sanitarias competentes, en aplicación de lo dispuesto en los artículos 30
y 31 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, y de la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo.
2.  La acreditación quedará condicionada al mantenimiento de los requisitos
expresados en el artículo anterior y al efectivo cumplimiento de las condiciones necesarias
de calidad asistencial de la prestación.
Artículo 6.  Tratamiento de datos y protección de la intimidad y confidencialidad.
1.  Los centros o establecimientos públicos o privados acreditados conservarán la
historia clínica y los dictámenes, informes y documentos que hayan sido precisos para la
práctica de la interrupción voluntaria del embarazo, así como el consentimiento expreso de
la mujer embarazada.
2.  Los centros que presten la interrupción voluntaria del embarazo garantizarán la
intimidad de las mujeres y la confidencialidad del tratamiento de sus datos de carácter
personal, conforme a lo previsto en la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo.
Artículo 7.  Emisión de dictámenes preceptivos.
En los supuestos en que la interrupción voluntaria del embarazo se practique por la
concurrencia de alguna de las circunstancias previstas en el artículo 15 de la Ley Orgánica
2/2010, de 3 de marzo, los dictámenes emitidos con carácter previo por especialistas
distintos del que practique o dirija la intervención deberán ir acompañados de las pruebas
diagnósticas que, en cada caso, fundamenten el dictamen.
Disposición adicional primera.  Información de centros acreditados.
Las comunidades autónomas informarán al Ministerio de Sanidad y Política Social de
los centros que se acrediten conforme a lo previsto en el artículo 4 de este real decreto.
Disposición adicional segunda.  Evaluación de costes.
En cumplimiento de lo dispuesto en la disposición adicional segunda de la Ley
Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, en el plazo de dos años desde la entrada en vigor de
este real decreto, el Gobierno elaborará un informe sobre el coste económico de los
servicios y prestaciones públicas reguladas en dicha ley orgánica, adoptando, en su
caso, las medidas necesarias de conformidad con lo dispuesto en la Ley 16/2003, de 28
de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud.
Disposición transitoria única.  Plazo de adaptación y nueva acreditación.
Los centros o establecimientos sanitarios privados que, a la entrada en vigor de este
real decreto, estén acreditados para la prestación de la interrupción voluntaria del embarazo
deberán adecuarse, en el plazo de cuatro meses desde la entrada en vigor del mismo, a
las condiciones establecidas en esta norma y solicitar una nueva acreditación a la autoridad
sanitaria competente, que deberá resolver de acuerdo con lo previsto en el artículo 42 y
siguientes de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las
Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.
Los centros o establecimientos sanitarios privados que hayan solicitado la nueva
acreditación prevista en el párrafo anterior, podrán seguir realizando las actividades para
las que hubiesen sido acreditados, conforme a las normas vigentes antes de la entrada en
vigor de este real decreto, hasta que la autoridad sanitaria competente resuelva la solicitud
de nueva acreditación.
Disposición derogatoria única.  Derogación normativa.
Quedan derogadas todas las disposiciones de igual o inferior rango que se opongan a
lo establecido en este real decreto y, en particular, el Real Decreto 2409/1986, de 21 de
noviembre, sobre centros sanitarios acreditados y dictámenes preceptivos para la práctica
legal de la interrupción voluntaria del embarazo.
Disposición final primera.  Título competencial y carácter básico.
Las normas contenidas en este real decreto tienen carácter básico y se dictan al
amparo del artículo 149.1.16.a de la Constitución, que atribuye al Estado la competencia
exclusiva en materia de bases y coordinación general de la sanidad.
Disposición final segunda.  Habilitación normativa.
Se habilita a la Ministra de Sanidad y Política Social para dictar cuantas disposiciones
requieran la definición y aplicación de lo establecido en este real decreto, sin perjuicio de
las competencias de desarrollo y ejecución que ostentan las comunidades autónomas.
Disposición final tercera.  Entrada en vigor.
El presente real decreto entrará en vigor el día 5 de julio de 2010.
Dado en Madrid, el 25 de junio de 2010.
JUAN CARLOS R.
La Ministra de Sanidad y Política Social,
TRINIDAD JIMÉNEZ GARCÍA-HERRERA

ANEXO
I.  A los efectos de lo dispuesto en el artículo 4 podrán ser acreditados para la
realización de interrupciones voluntarias del embarazo que no impliquen alto riesgo para
la mujer embarazada y no superen las catorce semanas de gestación, los centros o
establecimientos que cumplan los siguientes requisitos:
a)  En relación con las instalaciones y equipamiento:
El lugar donde este ubicado reunirá las condiciones de habitabilidad e higiene
requeridas para cualquier centro sanitario, que permitan garantizar la confidencialidad y
seguridad de la mujer.
El centro o establecimiento sanitario dispondrá, como mínimo, de un espacio físico que
incluya:
1.o  Un espacio de recepción y sala de espera.
2.o  Una sala para información a la mujer embarazada.
3.o  Espacio para la exploración física y ecográfica.
4.o  Zona de lavado quirúrgico.
5.o  Una sala adecuada para la realización de la práctica de la interrupción voluntaria
del embarazo.
6.o  Una sala para el descanso y recuperación tras la misma.
Se contará al menos con el siguiente utillaje básico, además del propio de una consulta
de medicina de base:
1.o  Equipamiento y material necesario para realizar exploraciones ginecológicas.
2.o  Equipamiento y material necesario para realizar la práctica de la interrupción
voluntaria del embarazo.
3.o  Ecógrafo.
4.o  Equipo de monitorización cardiaca.
5.o  Sistema adecuado de asistencia respiratoria.
6.o  Desfibrilador y material de reanimación cardiopulmonar.
7.o  Sistemas que permitan la administración de oxigeno (fijo o móvil).
8.o  Sistema de mantenimiento eléctrico.
b)  En relación al marco básico de la prestación:
1.o  Consulta de toco-ginecología.
2.o  Estudio y valoración por el facultativo especialista que corresponda, a efectos de
dictaminar la pertinencia de la interrupción de acuerdo con los supuestos establecidos en
la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, en función de la acreditación que se solicite.
3.o  Consulta propia o externa de especialista, cuando esté indicada por la sospecha
o existencia de patologías concomitantes que pudieran influir en la práctica de la interrupción
del embarazo.
4.o  Prestaciones correspondientes de anestesia y reanimación.
5.o  Servicio de análisis clínicos básicos propio o externo para la realización de Rh y
estudio de coagulación si procede. También contarán con depósitos de plasma o expansores
de plasma.
6.o  Pruebas ecográficas pre y post interrupción voluntaria del embarazo.
7.o  Técnica de interrupción voluntaria del embarazo adecuada a cada situación.
8.o  Monitorización cardiaca sistemática.
9.o  Medicación indicada, según la especificidad de cada caso, incluyendo Gamma-
Globulina anti-Rh si procede.
10.o  Recuperación post-intervención en salas acondicionadas a estos efectos,
durante el tiempo preciso y los controles necesarios.
11.o  Seguimiento post-intervención de posibles incidencias hasta su alta definitiva.
Núm. 155   
12.o  Centro hospitalario de referencia para derivación de aquellos casos que lo
requieran.
II.  Para la realización de interrupciones voluntarias del embarazo con alto riesgo para
la embarazada o con más de catorce semanas de gestación, podrán ser acreditados los
centros o establecimientos sanitarios que además de los requisitos expresados en el
número anterior cuenten al menos con los siguientes requerimientos:
a)  En relación con las instalaciones y equipamiento:
1.o  Equipamiento necesario para la práctica de la interrupción voluntaria del embarazo
bajo cualquier modalidad de anestesia.
2.o  Electrocardiógrafo.
3.o  Equipo de intubación.
b)  En relación al marco básico de la prestación:
1.o  Unidad de obstetricia y ginecología.
2.o  Banco o deposito de sangre correspondiente.
3.o  Unidades de enfermería y hospitalización correspondientes.
http://www.boe.es    
BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO    
D. L.: M-1/1958 - ISSN: 0212-033X