Se encuentra usted aquí

Cuarenta años después, el aborto sigue siendo motivo de polémica en EE UU

Enviado por paco en Mié, 01/23/2013 - 14:53

Por primera vez, la mayoría los ciudadanos apoya la interrupción del embarazo. En 2012, 19 Estados redactaron 43 nuevas leyes limitando esta intervención

el país

Carolina García Washington 22 ENE 2013 - 21:57 CET

FABIENNE FAUR (AFP)

Se cumplen 40 años desde que el Tribunal Supremo de Estados Unidos sentenciará el 22 de enero de 1973 que el aborto era un derecho constitucional. La decisión es conocida como Roe vs Wade. Una resolución que, además, impedía a los Estados que conforman la nación prohibirlo. Mientras que sus defensores celebran con entusiasmo esta fecha, los detractores llevan años intentando debilitar este derecho. “Unas 15 mujeres de cada 1.000 interrumpen el embarazo al año en EE UU y una de cada tres se someterá a un aborto antes de cumplir 45 años”, según informa el Centro de Prevención y Control de Enfermedades.

En la actualidad, y por primera vez en la historia, la mayoría de los estadounidenses, un 54%, cree que "el aborto debería ser legal en la mayoría de los casos" y más de un 70% opina que dicha norma, aprobada hace cuatro décadas, "no debe ser modificada"; el porcentaje más alto desde 1989, de acuerdo con una encuesta elaboraba conjuntamente por The Wall Street Journal y NBC News. A pesar de estos datos, décadas de después, el derecho al aborto se enfrenta a medidas más restrictivas que entonces.

El año pasado, 19 Estados proclamaron un total de 43 leyes limitando el aborto, de acuerdo de National Partnership for Women & Families. Este número de prohibiciones fue la mitad de las redactadas en 2011, cuando fueron 92, cifra récord impulsada por la llegada del Tea Party al Congreso. Por ejemplo, Luisiana prohibió el aborto después de 20 días de embarazo; las mujeres en Utah deben ahora esperar 72 horas para someterse a la intervención; y en Montana, las menores de 16 años tienen prohibido abortar.

Los activistas provida han centrado su protesta en los centros sanitarios más que el aborto en sí. De forma que se han esforzado en que "cada vez sea más difícil someterse a este tipo de intervención". Entre ellas, la obligación de contratar a más personal o el uso de sistemas de ventilación muy parecidos a los que se utilizan en los hospitales (muy costosos), según informa The Wall Street Journal. Según datos proporcionados por el mismo diario, el número de centros sanitarios ha bajado drásticamente en los últimos años en EE UU; de las 2.200 clínicas que existían en 1991 a las 678 de 2011. Las normativas estatales cierran estos centros sanitarios y pronto se producirán más.

En la actualidad, existen cuatro Estados que tan sólo cuentan con una clínica: Dakota del Norte, Dakota del Sur, Arkansas y Misisipi. En este último, el destino de su única clínica está en el aire, ya que no cumple una de las leyes estatales que indica "que los proveedores de abortos cuenten con un hospital que atienda a los pacientes en caso de que ocurriera cualquier problema durante la intervención". Si el centro sanitario cierra, este Estado se convertiría en el primero del país, en el que sería imposible abortar.

"Estas leyes protegen la salud y la seguridad de las mujeres sometidas a este tipo de intervenciones; delicadas e invasivas", han defendido los antiabortistas a lo largo de 2012. Este tipo de medidas afectan sobre todo a las mujeres que viven en el medio rural y con menores ingresos económicos. La ley federal prohíbe subvencionar este tipo de intervenciones aunque 17 Estados han modificado sus regulaciones para ayudar a las mujeres más desfavorecidas.

Está previsto que durante 2013 surjan nuevas iniciativas antiabortistas. En Wyoming, por ejemplo, una ley prohibirá los abortos después de que "el primer latido de corazón del feto sea audible" (Misisipi y Ohio también pueden aprobar esta norma durante el año), y el Gobernador de Texas, Rick Perry, está volcando todos sus esfuerzos en la redacción de nuevas leyes que hagan que "la interrupción del embarazo, en cualquier fase, sea una cosa del pasado". En el otro lado, Nueva York acaba de modificar su normativa para regular el aborto y el Estado de Washington está promoviendo una iniciativa que consiga que los seguros médicos cubran esta intervención.

Hay programados varios eventos en todo el país para conmemorar o protestar contra esta fecha tan señalada. Por ejemplo, la Organización Nacional para las Mujeres prevé una vigilia frente al Tribunal Supremo este martes para conmemorar esta victoria histórica, mientras que mucho de los opositores, se reunirán en la capital federal el próximo viernes.