Se encuentra usted aquí

Santamaría admite un debate interno sobre la ley del aborto de Gallardón

Enviado por paco en Lun, 05/13/2013 - 21:15

La vicepresidenta no aclara si el Gobierno prohibirá el aborto por malformación del feto

“Justicia analiza la convención de la ONU de discapacidad y la doctrina del Constitucional", dice

Asegura que el objetivo de este estudio es "establecer el equilibrio"

Carlos E. Cué Madrid 10 MAY 2013 - 17:16 CET599

http://ep00.epimg.net/politica/imagenes/2013/05/10/actualidad/1368198694_098008_1368198872_noticia_fotograma.jpg

 EL PAÍSLa reforma de la ley del aborto, prometida desde que arrancó la legislatura, sigue embarrancada en los debates internos del Gobierno y el PP. Hasta ahora la posición oficial la había marcado Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de Justicia, que ha generado una gran polémica interna en el PP al plantear la posibilidad de eliminar el supuesto de abortos por malformación. En un sutil juego de equilibrios, dada la evidente división en el PP, pero sin desautorizarlo en ningún momento, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ha matizado a Gallardón dejando claro que el asunto no está resuelto.

Primero, Santamaría ha explicado que la intención del PP es lo que señala su programa, cambiar la ley para volver al modelo de 1985 y además eliminar la posibilidad de que las menores aborten sin autorización paterna. Pero Gallardón ha ido mucho más lejos con la eliminación del supuesto de malformación grave. De la respuesta inicial de Santamaría parecía que ella no defendía esa idea. Pero al ser preguntada específicamente sí lo ha hecho sin la contundencia de Gallardón.

“El Gobierno está estudiando es la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas que España firmó y los compromisos que implica sobre esta cuestión [del aborto]”. Y como lo dejaba abierto, una nueva pregunta le obligó rematarlo. Esa convención, le plantearon, recomienda, no obliga, limitar el aborto de las personas con discapacidad. ¿El Gobierno es partidario de limitar o suprimir el aborto en estos casos?, le preguntaron. De nuevo sin rotundidad, ella contestó: “El Ministerio de Justicia está analizando esa convención de la ONU y la doctrina del Constitucional para establecer la mejor manera posible de establecer ambos equilibrios”.

Pero, entonces, ¿Gallardón va por libre en este asunto o habla en nombre del Gobierno?, le plantearon. “Mire, el Ministerio de Justicia es el departamento encargado de elaborar esta norma y está estudiando todas estas cuestiones, nuestra posición es la doble línea que he explicado: doctrina del Constitucional y menores”.

¿Usted firmó en 2010 un recurso que equiparaba el aborto por malformación con prácticas nazis, sigue pensando lo mismo, sigue siendo la posición oficial? Le plantearon también. Santamaría defendió que ese recurso al Constitucional –que lideró Federico Trillo, cercano al Opus, pero que ella firmó y defendió públicamente- se centraba sobre todo en ir contra un cambio de la ley de 1985 sancionada por el Constitucional. Se trataba en ese recurso, explicó, de defender el modelo de 1985 de supuestos y de ir contra la posibilidad de que las menores pudieran abortar con el permiso de sus padres. “Por eso se presentó ese recurso, con las argumentaciones jurídicas que le estoy diciendo y que son las que a mí me interesan”, sentenció alejándose así indirectamente de esas comparaciones con las prácticas nazis que el propio recurso contempla. Santamaría ha querido así alejar su imagen de las posiciones más duras dentro de su partido, aunque en realidad ella firmó el recurso.

“El aborto es siempre un fracaso, pido un debate con la necesaria sensibilidad, sereno, con argumentos”, ha explicado Santamaría después de evitar criticar el discurso de la diputada Beatriz Escudero, portavoz del PP en este asunto, y reprochar al PSOE que en el debate del miércoles le gritara graves descalificaciones. El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez-Feijóo, también se ha dejado abierta hoy la reforma de la ley al considerar que exige un "debate sosegado" y una "aproximación" entre Gobierno y oposición.